Hola: Bienvenido

Este Blog es creado como la firme idea de Sano Entretenimiento, sin dejar de lado la cultura,la vanguardia literaria y de pensamiento,asi como los buenos valores y principios... Esperando que hagas de este blog tu participacion interactiva comentarios, dudas, colaboracion, temas a debatir o ampliar campos de investigaciones...

atte
the with kannivals soul

Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.


La principal ocupación de mi vida consiste en pasarla lo mejor posible.




martes, 1 de julio de 2008

>¿Por qué es de mala educación cruzar los cubiertos al terminar de comer?





Cruzar o no el tenedor y el cuchillo se ha convertido en un asunto de educación, pero originalmente era cuestión de mala suerte, y entre algunos supersticiosos aún se interpreta de esta manera.
¿Por qué es de mala educación cruzar los cubiertos al terminar de comer?
En países donde se come con tenedor y cuchillo, se acostumbra ponerlos uno al lado de otro, encima del plato, al terminar de comer. Generalmente, se considera de mala educación dejarlos cruzados; hasta los libros de etiqueta insisten en ello, pero pocas veces dicen por qué.
Cruzar o no el tenedor y el cuchillo se ha convertido en un asunto de educación, pero originalmente era cuestión de mala suerte, y entre algunos supersticiosos aún se interpreta de esta manera.
Después de la muerte de Jesús, colocar cualquier objeto de manera que formara una cruz se interpretaba como un recuerdo de su muerte, lo cual se convirtió en un presagio de mala suerte.
En el siglo XVIII, cuando se regularizó el uso de los cubiertos, los comensales evitaban cuidadosamente no dejarlos cruzados sobre el plato al terminar de comer.
Dos cuchillos cruzados presagian mala suerte. Si se dejan así, según algunos, la amistad de quienes estén sentados a la mesa seguramente terminará. Esta superstición proviene de la época en que las dagas se usaban como arma y para comer; las espadas y las dagas se cruzaban durante un duelo, así que el cruzarlas sobre la mesa se interpretaba como un acto hostil. Se creía también que el metal de que estaban hechas, el hierro, tenía poderes mágicos y era capaz de convertir dos cuchillos cruzados en un conflicto real.
Debido a sus múltiples usos en las batallas, para matar animales, para comer, como herramienta, los cuchillos fueron objeto de diversas supersticiones. El hierro con el que estaban hechos protegía al propietario contra las brujas y los malos espíritus. Muchos escoceses creían que dormir con el cuchillo bajo la almohada evitaría que las brujas se los llevaran mientras dormían.
En algunos países se considera de mala suerte darle un cuchillo a otra persona. En otros nunca se dan como regalo, ya que su afilada punta puede cortar la amistad. Por eso, cuando se recibe un juego de cuchillos se da una moneda como símbolo de pago.
Muchas supersticiones están vinculadas al hecho de dejar caer un cuchillo. Si se clava en el piso se cree que pronto llegará la buena suerte o algunos buenos amigos. Si el mango del cuchillo apunta en una dirección en particular, eso indica de dónde provendrá la buena suerte o los amigos.
Algunas personas dicen que el dejar caer un cuchillo o un par de tijeras puede terminar un romance. Si el cuchillo queda con la punta hacia arriba, se espera mala suerte, pues las hadas se cortarán los pies.